miércoles, 9 de marzo de 2011

Crímenes de lesa humanidad y democrácia


“Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre
no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán
a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo, entre mil incertidumbres, será
tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía” 
MARIANO MORENO.

No puedo dejar de comenzar a escribir estas líneas sin precisar el frío dato de tener a un familiar desaparecido.  Es desde este lugar desde donde, quien escribe esta nota, analiza la cuestión de los Crímenes de lesa humanidad cometidos desde el Estado Argentino.
Mi tío se llama Carlos Raúl Racagni, y le dicen el “Mono”. Y hablo en presente  y digo se llama, porque el concepto de desaparecido es una figura singular en nuestro país. La implementación de la No aparición como método de exterminio político es, precisamente, aquello que no tiene traducción. Por ello es que para nosotros este término tendrá en su no cuerpo, en la negación arbitraria y cobarde del asesinato, en su conformidad inconclusa, la marca del tiempo permanente. Es, en la escritura del gran Osvaldo Bayer y en el sentimiento mas profundo de todos los familiares, “la eterna presencia”
Dicho esto pasaremos a repasar la mirada y el enfoque que los distintos gobiernos constitucionales desde el advenimiento de la democracia, tuvieron sobre la cuestión de los derechos humanos.

Seguí leyendo en No Somos Zonzos, el blog del Pika.